Páginas vistas en total

RELATOS CORTOS Y POEMAS (Todos los derechos reservados). Comienzo opera prima (NOVELA)






Jugando

a SER el

DEMIURGO







Mi caligrafía...








Esbozo, borrador del cuadro de un metro cuadrado titulado "CALDERETA D'ESCACS", del pintor jcVINENT (Menorca)
                                                  
                                          Autor de los poemas, relatos cortos...and so on:


  Joan C. Vinent Mercadal
                                                             


N’Enriqueta

No era ni grassa ni prima, ni innocent ni espavilada. No era ni una ‘cosa’ ni l’altra; però tenia quelcom d’especial: era ella mateixa, i sobretot, una bona persona, per rara que semblés. N’Enriqueta era fadrina de cor, però vídua de voluntat. No és que tingués res en contra dels homes o de les dones, però la inèrcia dels anys l’havia fet un poc salvatge; si més no, poc parladora i poc oberta amb la gent del seu entorn. Més aviat parlava amb el seu gos i el seu canari que eren per a ella la seva raó de ser. També parlava amb les flors i ramells que cuidava com a persones.
N’Enriqueta encara és viva, però l’alzheimer l’ha deixat en un estat catatònic irreversible, irrecuperable. Ja no sap en quin dia es troba, ja sabem de què va aquesta malaltia. La meva àvia té noranta-tres anys i ja necessita de cures externes; no es pot valer/valdre per ella mateixa.

Joan Carles Vinent Mercadal

©jcvinent, octubre 2008



[Náufragos]

Para ti:
            Adivina Adivinanza...

I nés no es tu nombre, pero tienes su dulzura;
S elene no es tu nombre, pero tienes su hermosura;
A licia no eres, pero sí una maravilla;
B eatriz no eres, pero posees su espíritu;
E urídice no eres, por suerte tampoco soy Orfeo.
L aura de Noves no eres, pero de ella mucho tienes.

R oxana, algo de ella hay en ti; eres
O ndina, Ofelia,
S ilvia,
E lena, Eloísa, Escila,
N ereida, una Ninfa,
D afne, Dulcinea de Ponferrada,
E clipse de León, Éter;

C alipso, Caribdis, eres mi Castalia, Cloris, Celimena eres, de        
Citerea vienes;
A frodita te envidia;
B lancanieves no es tan simpática,
O riente eres, Oriana es tu nombre. (?!)


                                            Leandro de Gaula

SOLUCIÓN: 
 Diccionario de Símbolos y Mitos, José Antonio Pérez-Rioja, 1962. Ed. TECNOS, 1994


DE TALAIES

Sa creu alterosa, es cel ennivolat,
es sol s'ha apagat, sa vista hermosa,
blancor lluminosa, paisatge encantat,
guaito per un forat sa claror preciosa.

Sa vista desgavella, allà Llucaquelba,
si no veig Torralba, no veig Torre Vella,
tampoc Albranxella; tampoc a trenc d'alba
la petita Elba no veu Citadella.

Al nord veig El Toro, a llevant Alaior,
si vols quelcom millor, Menorca des moro;
no facis es lloro, ves-te'n a Torelló.
Si trobassis molló, treuràs un as d'oro.
Cull figues de moro, si tens més d'un colló.
Si te'n vas d'Alaior, no diguis em moro.

                            JCVM (Tots els drets reservats) 


Para una preciosa salmantina afincada en Plasencia

J úpite R no lo sabía,
U rsul  A lo desconocía,
L aquede M lo anhelaba,
I car O lo ignoraba,
A rgo S aguardaba,

E lectr A callaba.
S atá N maldecía,
T empesta D ignorada.
H écto R, ¿yo?
E smerald A, ¿dónde estás?
R osalin DE te apodas.

               Nauj Solrac Tneniv Ladacrem (9-IV-1998)





Girasoles anglosajones (de Pipas...Año 2002)

"Y digo yo que el resto de Europa será española cuando el culto al sol sea algo real. Sí, real. Los que visitan España en busca de sol todavía no se integraron en lo más intrínseco de la cultura ibérica, peninsular, balear y canaria". Cuando estas palabras salieron a la luz solar de la prensa, nadie entendió hasta qué punto su pensamiento había ahondado en la realidad española. Había salido, se había escapado de todos los tópicos de toros, flamenco y paellas o tortilla española. Y es que el español vive de cara al sol. Franco ya lo sabía. Ese himno, símbolo dictatorial algo ocultaba entre líneas. Fue como la energía nuclear, alguien la descubrió y luego se apoderaron de la idea para fines ilícitos. Ahora entiendo lo que puede unirnos al resto de Europa, lo supe cuando sentí el primer flechazo de mi vida. Mi novia islandesa ha llegado a intregrarse en mi cultura. Ya come pipas de girasol en las escalinatas de la facultad mejor que podría hacerlo yo. Las pipas de girasol son la unión entre civilizaciones, ¿o el distanciamento?




 Borrador

         El carro se paró y el cochero desapareció entre los arbustos, mientras la histriónica pitonisa abría el cofre y contaba el botín conseguido. Era una mariposa que había buscado durante años; parecía que al fin el puzzle iba cobrando cuerpo. Toda una carrera de aparentes mentiras podría por fin hacerse verdad; necesitaba probar ante los demás que era algo más que una fuente para saciar las inseguridades de la gente que la prefería a los psicólogos, tan desprestigiados por no se sabe qué clase de tabúes e ignorancias, miedos en definitiva.







Poema

Mariposa Ante una Rosa; Ídolo Amoroso,
¡Júpiter! Obedece a tan Suave Estrella.
Ventanas Iluminadas Navegan Eclipsando la Noche Triste.
Melodía Insaciable Llora Azucenas Naufragadas.





Pandora’s Box (23-II-2003)

        Estaba en el lugar indicado. Decidió esperar. Había tiempo para seguir con el plan. No podía tardar demasiado. Podrían sospechar. Arrancó la motocicleta y llegó a casa. Era una cabaña sobria pero refugio suficiente para el duro invierno que intentaba emular lugares de monotonía septentrional. Encendió la lámpara de petróleo y añadió unos troncos a los rescoldos aletargados. De entre el polvo sacó un libro deseoso de revivir en la soledad de la noche heladora. Leyó el último capítulo del libro. No le importaba el final, sino el camino. Así que ya estaba preparado para saborear cada una de las palabras de un todo que culminaba con un desenlace que resultaba absurdo sin contar con cada una de las partes esenciales que creaban armonía en una historia que cobraría valor poco a poco.
        La noche húmeda seguía su curso y repiqueteaba en el tejado oxidado de la caseta del viejo mastín.
        ¿Era el plan adecuado? ¿Cómo haría para zafarse de las miradas ajenas? Él conocía lo que había bajo esa pila bautismal paleocristiana, pero la prudencia evitó conocer el contenido de la ansiada caja. Después de tanto tiempo y tantos esfuerzos por encontrarla, ahora sentía que llegaba a su fin una aventura que le mantuvo vivo durante años. ¿Qué iba a hacer después? ¿Qué podría haber en la caja? ¿Iba a cambiar su vida? Y si era así, ¿para mejor o para peor? ¿Encontraría un tesoro o una caja de Pandora? ¿Realmente lo espiaban o era sólo fruto de su imaginación? Las dudas y preguntas empezaban a abrumarle. Hasta ahora había tenido una meta, un trayecto que seguir, una certidumbre en busca de algo concreto; pero esa concreción, ese algo tangible empezaba a metamorfosearse en incertidumbre, en miedo a lo desconocido, en nerviosismo, en insomnio, en inapetencia, en afán de evasión, en la búsqueda en la inmersión en otros mundos que aplazaran su decisión final.
                                 JCVM (All Rights pReserved)



Temps de rostoll
(dialecte menorquí)

Descripció amb aires de haikú desfet i de conglomerat.

Paret seca,
enderrossalls, abatzers, es sol crema,
som as pati de ca meva,
som a Santa Creu.
A s’altre costat, darrera sa paret,
es galliner; un gall canta, s’altre contesta,
ses gallines raonen...
Sa remor de ses canyes s’atura per moments.
Torna a bufar es xaloc calent.
Migdia de juriol.
Una rata de pam-i-mig
travessa es pati per darrere es ramells,
se’n va dins s’hort, on hi ha es juevert
espigat, sedegós.
Dins es canyar hi creix una figuera borda
que estreny ses canyes i bada dins s’hort,
tapa sa pitrera i ses parres. Hauré d’anar
a cercar un dall, sa destral i un guitzoll;
no vull renou de moto-serra.
He fet una ullada a na Irene:
ja s’ha acabat ses peres fines.
Don un cop d’ull a l’esquerra,
una papallona daurada dóna sa volta
as pati, té ballera.
Despús-ahir a les vuit des matí
hi havia una ronella en es fil d’estendre;
ahir n’hi havia dues en es de s’hort.
Som devora sa finestra des porxo,
sent es canari cantar; però de sobte,
sa tranquil·litat i sa calor estiuenques
són contaminades per sa punyetera renou
des pardals metàl·lics que a s’estiu
fan estralls, fan matx.
Tenc calor; vaig a refrescar-me
amb un poc d’aigua, també tenc set. Ara venc.

Avui menjaré sopa de cranc. Diumenge
a Capifort n’hi havia un munt.
També hi ha una piscina o safareig natural de locus amoenus.
Es gall torna a cantar. Ses gallines s’esvaloten.
Hi ha massa galls dins es galliner.
Me’n vaig dins s’hortet.            Aquí ja hi
toca més es vent. Ses ronelles que mon pare
va veure néixer dins s’estable ja han
après sa dansa des majors.
Ses tomatigueres necessiten aigua.
Sa regalèssia creix, es paraiguets tenen
es capell de palmes sec. Mosques, vespes...
Ses vaques brulen.
Es pics de moscards no minven,
me’n vaig a gaudir de s’aromàtica herba-lluïsa.
S’olivera des canyar, tot i sa seva bellesa,
ja no és pura, s’ullastre natal se l’està engolint.
Mir s’horitzó; sa calitja converteix
es poble de Lô en un miratge.
Tenc ganes de tastar ses primeres figues;
encara són verdes.
Ses sargantanes prenen es sol.
Tenc un amic que encara no ha anat a caçar xibeques...
Fa anys que no he tastat una arboça,
hauré d’esperar as temps dets esclata-sangs.
Un dragó s’amaga darrera sa malva.
Tampoc no he tastat s’arròs amb eriçó; sí, eriçó.
Per rar que sembli a bastant gent,
l’avi Joan i s’àvia Llucia (que no Llúcia)
diuen que té sa carn més fina que sa des conills.
Un altre artefacte volador. Tanta tècnica,
han arribat a Mars i, com sempre, sa qüestió
de sa contaminació acústica, per no parlar-ne
d’altres, és quelcom d'importància secundària, sinó terciària.
No vull escriure sonets ni versos que intenten
ordenar un món desordenat.
Ara mateix no m’interessa perdre es temps
en càlculs que intenten una harmonia fichteana.

M’atur i reflexion sobre es temps bergsonià.
El déu Eolo s’enfada, però es crit
des gall el deixa pensarós; torna a bufar,
ses papallones grogues fan festa
entre es clavells de moro.
Un verderol menja mores, es bec el té tenyit.
La setmana passada vaig trobar uns quants fòssils d’escopinyes.
Na Sílvia menja una pera.
Davall es forn es ramells no pateixen tanta set.
L’amo serra llenya. Sa tranquil·litat és malmesa.

Juan Carlos Vinent Mercadal 15-VII-1997 (esborrany) 







El escarabajo mendicante

El escarabajo seguía inmóvil, al igual que el mendigo que permanecía con la mano derecha abierta en acto pedigüeño. Sin embargo, el hieratismo del animal era eterno; había pasado a mejor vida, como suele decirse. Por su parte, el vagabundo en su inmovilidad escondía una gran actividad mental. Pensaba, reflexionaba acerca de tiempos acaso mejores y, a pesar de su andrajoso aspecto, mantenía sus ilusiones creadoras o creativas.
En su mente garabateaba principios de novelas y relatos cortos, esbozaba poemas sin feliz final y se carcomía al pensar en el éxito de su obra literaria si hubiese gozado del momento de escribir negro sobre blanco. La pregunta, sin embargo, era evidente y quizás hasta retórica: ¿qué le impedía plasmar todo su bagaje creador y demiúrgico si de lo que no carecía era de tiempo? Llevaba medio siglo sin trabajar, dos partes de su agotadora vida; pedir limosna también cansa.
Decidió acabar con los pensamientos improductivos y se dijo que las pocas monedas que obtuviera aquella tarde las destinaría a papel y bolígrafo, enseres con los que dar rienda suelta a su potencial literario. Sería un primer paso en aras de alcanzar ese sueño de ser escritor y haría lo posible por no ser mero escribidor. Su edad avanzada y problemas de salud no lo iban a arredrar en su intento más importante de su vida. No era una decisión surgida de un simple impulso; era algo muy meditado, fruto de una profunda y madura reflexión.
Nuestro anónimo amigo abandonó su rigidez y se meció su grisácea barba, meditabundo.
La próxima decisión, una vez tuviese los útiles imprescindibles para llevar a cabo su labor escritora, sería poner orden en su memoria y aclararse de qué poema o de qué relato corto iba a trazar primero en el papel.
Los transeúntes, por su parte, lejos de imaginarse tal actividad en la materia gris del mendigo, pasaban de largo decidiendo no dar una monedita al creer que ese dinero iba a aportar un grano de arena a una borrachera indeseable, según su moral bífida. Al parecer no recordaban sus propias peripecias conduciendo el automóvil en estado de embriaguez.






La danza de Schach

Hacía años que habían oído hablar de los camorristas del Apocalipsis y, sin embargo, jamás se habían cruzado con ellos. Quizá sólo se trataba de una leyenda, de un intento de amedrentarles para que se retiraran de la ciudad. Por todos era conocido el temor que desprendía sobre los anónimos transeúntes la banda de los albinos. El jefe sabía que algún día tendrían que enfrentarse, pero su peculiar código de honor imposibilitaba enfrentarse al adversario con ventaja alguna. Además, la vitalidad y la alegría de su novia eran para el jefe su mayor ataque y uno de los más preciados rincones donde refugiarse. Por ese motivo, para evitar cualquier disparidad el día del enfrentamiento (que, por cierto, se hacía de rogar) pasaba el día ensimismado intentando idear una danza, una mezcla entre lo oriental y lo occidental que reuniera, que provocara una armonía que combinara lo mejor de las artes marciales con los majestuosos bailes de salón de la época cortesana. Y si bien necesitaba un espacio y una cantidad de movimientos reglamentada, la danza debería poder transcurrir con cierta libertad y espontaneidad por parte de los distintos miembros de las dos bandas.
Hacía años que buscaba la oscuridad de los apocalípticos, pero no los encontraba. Ya en el último lustro decidió recurrir a los sistemas tecnológicos más avanzados: Internet, la telefonía móvil, GPS, etc.
Supuso que al ser su vestimenta oscura y el hecho de salir por la noche conseguían camuflarse de tal modo que difícilmente podían ser descubiertos. Así que el jefe albino decidió que había que tener eso en cuenta a la hora de enfrentarse.
Igualdad de condiciones; por lo tanto el espacio en el que se llevaría a cabo la danza debería compaginar lo oscuro con lo luminoso, y aún así conservar la apariencia de un salón propio de los mejores palacios jamás erigidos. A este espacio lo llamaría Xanadú.
Otra norma que debería tenerse en cuenta sería la de que en el momento en que cayera uno de los combatientes, ese debería ser apartado del campo de batalla y reservado para una posible resurrección que sólo sería posible por medio de una pócima y un conjuro que se permitiría en casos muy especiales y aislados.
Si había que conseguir armonía e igualdad de condiciones, el número de participantes en dicha reyerta debería ser el mismo en cada una de las partes. ¿Pero cuántos? ¿Y cómo se distribuirían? Decidió que a cada lado del jefe y su novia colocaría a sus amigos de más confianza; a su vez, estos estarían acompañados por sendos motoristas que sólo podrían moverse efectuando una de esas acrobacias en las que el salto es el protagonista. A su vez, los motoristas estarían respaldados por dos forzudos que llevarían una especie de estandarte  para delimitar también el campo de combate o salón de danza, como se prefiera. Y todos ellos tendrían un refuerzo delante de cada uno de los mentados; todos con las cabezas rasuradas para dar miedo al adversario, aunque el enemigo debería hacer algo por el estilo con la misma finalidad…
Mientras los camorristas del Apocalipsis era una banda conturna y noctámbula, los albinos se levantaban al despuntar el alba, eran diurnos y les encantaba el deporte de riesgo. De los apocalípticos se rumoreaba que andaban metidos en asuntos turbios de dinero negro y magia negra.
En el campo de batalla, la única magia que podría utilizarse sería la del sentido común y táctico; y la tecnología sólo podría ser la del intelecto, la que reside en la materia gris. De hecho, durante la batalla, tal contraste entre las bandas a enfrentarse sólo podría llevar a una sensación grisácea, tanto en la visión del acto como en la incertidumbre de su consecución.
Lo que estaba en juego era mucho más que la hegemonía de la ciudad.

Por su parte, los Apóstoles de las Tinieblas (que así es como se llamaban entre ellos los camorristas del Apocalipsis) conocían perfectamente el paradero de la Banda de los Albinos. Hacía tiempo que los tenían fichados y los rumores sobre una extraña danza no se hicieron esperar. Al principio, la idea les pareció irrisoria, pero tras la mesa redonda que se celebró para discutir y hablar del tema, se llegó a la conclusión casi unánime de que la idea no era del todo mala; aunque habría que hacer unos cuantos retoques.
He dicho que la conclusión fue casi unánime. No fue unánime porque, como de costumbre, uno de ellos se dedicaba a llevar la contraria a los demás. Era el antaño jefe de los Apóstoles de las Tinieblas. En él todavía quedaban reminiscencias de su despótico absolutismo, y los rencores salían a la luz cada vez que se decidía algo por la vía democrática y, según él, aniquiladora del espíritu con el que nació el grupo. En estos casos, sus compañeros de fatigas se mofaban de él y le decían: “Atila, tómate una tila, ja ja jaaa…!!! Con lo cual, éste se enfurecía más.
Pendiente queda un intento de retrato de Atila, porque no tiene desperdicio.
La partida de ajedrez o danza de Schach estaba al caer, muy al caer.

Juan Carlos Vinent Mercadal







Borrador comienzo relato corto

La caja era de hierro oxidado; para abrirla sin romperla las mayores precauciones fueron insuficientes. En su interior encontró algo de lo que decidió no iba a hablar a nadie. Había tardado tres años en encontrarlo; de su existencia había oído hablar a su abuelo, quien le había comentado que el padre de su mejor amigo había escondido. La caja se había convertido en un mito, en una leyenda a lo largo de los años, y todos dudaban de que alguna vez hubiese existido. Cerró como pudo la caja nuevamente, y volvió a colocarla donde la encontró. Tres meses después decidió comentar algo a su mejor ayudante, un jovencito de nueve años al que el interés por esos viejos libros no paraba de crecer. Había ejemplares repletos de polvo que despertaban su intriga, que no osaba tocar ni abrir, ya que su maestro le comentó no debía tocar hasta que llegase el momento.
El niño no sabía de qué momento se trataba, ni cuándo iba a llegar, y la tentación y la intriga por abrir esos códices crecían día a día. Una noche, antes de volver a casa, cuando ya se estaba poniendo el abrigo, X... le llamó y le invitó a que le acompañara, pero le pidió que antes llenase la lámpara de queroseno. De este modo se dirigieron a un nuevo espacio que el jovencito no sabía que existiera. Era un cuarto que jamás había visto. Empezaban las novedades. J... ansiaba la recompensa a tan larga espera.







Secuela

      El amor consiste en recaer una y otra vez
en aquella parte de ti que deberías saber
no vas a recuperar jamás. En el amor verdadero
renuncias a una parte de ti que regalas y que, por tanto,
no admite devoluciones.
                                  Ha sido aquí, en esta habitación,
donde he perdido esa proyección en el otro que
que muere y, cual Ave Fénix,
renace en las sombras inocuas de mi, tu, vuestra,
su aura.
      Parte de mi alma ha quedado
impresa en la blanca sábana de la almohada para ir a
desvanecerse en el agua del olvido y de la podredumbre.
      Amar es ir desvaneciéndote, desapareciendo, poco a poco,
lágrima a lágrima, en el ser del no-ser,
en el ser que no somos,
en el éter de la no creación.
      Al amar se pierde una parte del agua modulada y modelada
    en lo incorpóreo de nuestra fysis, se pierde
un grano de mar, de ese ente que no es otra cosa que
la ilusoria proyección del ánima intangible.






PROTOPOEMA SURREALISTA

Una catifa fa autostop
a l’autopista del cel.
Catifa d’enamorats,
juganera i adultescent.

Un esclatasang lluita
amb un pixacà.

Peu de Crist i cames-seques
fan l’amor que roman
a l’alzinar, allà vora
els cocons que somnien
amb fonts d’aigües termals.

LOCUS AMOENUS
que rebutja tenebres
d’enclità prehumà, pretalaiòtic.

Nafres i escarrinxades aritjals alcen
àncores rovellades.

esclata-sangs
pixacans
Peu de Crist
cama-seca
aritja


18-V-2007,  Joan Carles Vinent Mercadal
©jcvinent (poema)





Pseudónimo:  Tiresias (Juan Carlos Vinent)

La mar de jaleo

Hace años que tengo ganas de ver el jaleo en Ciutadella el día de San Juan, pero he encontrado demasiadas dificultades para ello, demasiada gente estaba dispuesta a apresarme. Por otro lado, he de dar gracias por no encontrarme en Asia, porque allí me habrían utilizado como medicina o de adorno, con lo cual estaría disecado. Ya sé que es una utopía eso de querer vivir en directo las fiestas de los caballos, pero si tenemos en cuenta las nuevas tecnologías, todo es posible. Desde mi lugar de residencia, uno de los últimos refugios del Mediterráneo, hago una llamada a la comunidad de submarinistas para que hagan caso a mi petición. Ver el jaleo, aunque sea por la tele, creo que no es mucho pedir en compensación a tantas sesiones fotográficas de las que he sido objeto. Tantos flashes y estallidos de luz no han sido buenos para mi salud y mi vida, antes tranquila. He de reconocer que conozco cada rincón de la isla de Menorca y, por supuesto, prefiero unas zonas a otras, porque encontrarme, me he encontrado de todo, desde aguas cristalinas y puras a la peor contaminación. Hoy día procuro mantenerme alejado de la gente, pero cuando llega el verano resulta difícil la intimidad y el sosiego al que suelo estar acostumbrado. En fin, me gusta saberme querido y admirado, pero no acosado, y es que ya quedamos pocos de mi especie. He tenido muchos hijos a lo largo de mi ajetreada vida, pero pocos han sobrevivido. Escribo esto con la tinta de un calamar que me encontré hace poco muerto en S’Arenal d’en Castell, el resto lo haré con tinta de pulpo; para ello tendré que enfrentarme a ese peligroso compañero de fatigas.
Por otra parte, me gustaría deciros dónde resido actualmente, en qué rincón de mi isla, pero sería peligroso para mi seguridad. En cuanto a la tele, quisiera se siguieran una serie de pautas que aseguren mi supervivencia por lo menos para el poco tiempo que me queda. Aquí en el mar, de momento no sufrimos las consecuencias del mal de las vacas locas, aunque sí episodios bastante tristes. No es que sea miembro del GOB, pero sí me gustaría mandar un mensaje de alerta a los que surcáis estas aguas y a los que las admiráis desde el viento y la tierra seca; yo también soy menorquín y no me gusta que tiren basura en mi hogar. ¡Guarros!
Cambiando de tema, en mis mejores momentos de ocio y sosiego me gusta escribir poesía y de vez en cuando he podido leer alguna novela y algún que otro libro, por lo que ya soy capaz de entender el italiano, el francés, el alemán, el portugués y por supuesto el inglés, además del castellano y el catalán, aunque prefiero el dialecto que se habla en mi isla, es más melódico y menos empalagoso, más suave y seseante. Y también he podido escuchar la radio y he sido testigo de crímenes y de romances. Parece que el hombre es ignorante de mis facultades y cree que nadie presencia sus fechorías ni entiende sus palabras.
Entre mis hazañas he de relatar el hecho de haberle salvado la vida a más de un pescador que en días de temporal estuvieron a punto de ahogarse. Sin embargo, el número de turistas crece y uno no puede dedicarse a ser vigilante de la playa. La verdad es que ya no sé qué hacer para camuflarme; por mucho que cambie de color, uno nunca está del todo a salvo, por lo que paso largo tiempo escondido en esta gruta por la que el agua dulce lucha por salir a la superficie. De ahí la fuente de La Vall.
No sé, creo que me estoy auto-delatando, pero ya que me quedan pocos meses de vida, no me importa desvelar mis secretos. Soy tataranieto de griegos, aunque generación tras generación mi especie se ha empequeñecido (y eso que en Oriente me utilizan contra la impotencia). Recuerdo las historias de mi tatarabuelo cuando hablaba del primero de la especie: llevaba en su lomo a sirenas, incluso Escila y Caribdis lo montaron. Lejos queda esa época que hoy se narra como mito o leyenda. Yo doy fe de la existencia de mi gran antepasado. Como prueba de ello, guardo este mechón de pelo de una de las sirenas, regalo de mi abuela, en paz descanse. Mi tatara-tatarabuelo era enorme, con una cola que llegaba a medir cuatro metros, era el más veloz entre los que vivimos en el mar y más inteligente que las imitaciones que tenemos en tierra firme. Y gozaban de larga vida. Este antepasado mío llegó a los 120 años; a mí apenas me quedan siete meses de vida y sólo existo desde hace cuatro cortos años y soy mucho más lento. Tardo 72 horas en recorrer una milla, por lo que para dar la vuelta a la isla he necesitado (porque he tenido que descansar por el camino y observar el entorno) casi dos años. Lo bueno es que tengo memoria fotográfica diacrónica. Tengo entendido, por otro lado, que los de mi especie hemos tenido diversas evoluciones; una vez vi un pariente mío de Australia. ¡Impresionante!
Y me preguntaréis, ¿qué te parece el mar? El mar es bueno y maravilloso, pero también malo, traicionero, es el paraíso y el infierno acuático, la selva submarina llena de peligros e imprevistos. Yo sólo he podido conocer Menorca, aunque me hubiera gustado viajar un poco más.
Lo triste es que el hombre se cree el centro del universo y se cree con el derecho de estropear nuestro ecosistema. ¿Qué harían ellos si tuvieran que moverse todo el día entre aguas llenas de alquitrán, plásticos y basura? Porque no tienen branquias, se creen que el mundo es suyo; cuando nosotros, el mundo marítimo, somos mayores que la superficie terrestre; aquí la vida es dura y no hay normas preestablecidas, pero no por ello nos merecemos vivir en la porquería, suficiente tenemos con el día a día y los peligros de nuestros enemigos marinos. Como para tener que aguantar la depredación humana, poco inteligente.
Me gustaría hablar mejor de la situación del mar, pero aunque soy un privilegiado por ser menorquín, no creo que la situación haya mejorado, por muchos títulos de Reserva de la Biosfera que tengamos. Como caballo de mar que soy (no me gusta que me llamen caballito, a mis años), lo único que venero de tierra firme es el Jaleo, aunque no sé a qué viene tanto sudor y espumarajos por parte de los caballos montados por caixers; siempre pueden bañarse en mi casa, aunque a veces esté un poco sucia.

Un abrazo de un menorquín marino,
                                                                 Hipocampo del Mar
                                                               La Vall, marzo del 2001

P.D.: Dejando a parte la crítica ecologista con que os he ido aburriendo, me he dejado lo que yo llamo el plato fuerte para el final. Es creo lo más interesante de mi condición de caballo de mar. Soy y he sido, al igual que mis antepasados de los que he heredado su memoria (ya dije que tengo memoria fotográfica diacrónica, -tengo almacenados acontecimientos e imágenes que yo no he podido vivir-) soy o mejor dicho guardo este gran tesoro, el de este mundo submarino de antiguos barcos naufragados o derribados a veces, y lo mejor de todo es que convivo con las almas de los ahogados bajo el Mediterráneo y por supuesto guardo en mi interior los mensajes de las botellas arrojadas al mar que llegan al fondo marino. Tras diversas generaciones hemos aprendido los de mi especie a descifrar esos mensajes, lo que hace de mí el más sabio de entre los hipocampos existentes hoy día por estas aguas. Puedo afirmar, sin pretender ser vanidoso, que todo este saber y esa convivencia con estos miles de almas cifran la cultura completa de los hombres, los sueños de las civilizaciones humanas arrojados al mar. Los miedos, las frustraciones, los anhelos, las desilusiones, todo está recogido en mi ser, formo de algún modo parte de todo ello, por lo que considero triste el que pueda acabar como objeto decorativo y sin recibir un estudio exhaustivo previo. El problema está en cómo puedo transmitir todo este saber y vivencias al hombre, un mero escrito resulta insuficiente, si es que algún día se publican mis últimas palabras en algún periódico o similar. Me gustaría que el ingenio humano fuese capaz de idear algún artilugio capaz de descifrar todo lo que llevo dentro, porque, no es por fardar, soy la simbiosis, el punto de unión más directo entre el pasado y el presente, por lo menos en lo que respecta a este mar lleno de vida de aquí y del más allá. Si algún día recibís este mensaje, espero que me pidáis que os haga un relato de pequeñas hazañas y anécdotas que he vivido y vivieron mis antepasados y los vuestros. Un tesoro de verdad, aunque no sé si estáis más interesados por los que se esconden en cofres, abundantes por aquí. Sé que ya he hablado demasiado, pero también espero que la ceguera que produce el oro no os impida ver mi propio tesoro, os aseguro que no os arrepentiréis. Sé que alguien me escuchará, lo siento, lo palpo. Dadme esa oportunidad, daos esa oportunidad única de  comunicación con las almas de vuestros antepasados. Ya dije lo que tenía que decir. Ahora es vuestro el momento de mover ficha, mi partida de ajedrez ha empezado. ¿Quién quiere jugar conmigo? Por supuesto, he movido el caballo.



TANQUES

           Sa Talaia de Davant, Sa Talaia de Sa Cova, Na Redona de Dalt, Na Redona des Claper, Es Pla den Vessa, Nen Vessa de Dalt, Sa Pleta den Guixó, Sa Tanca Nova, Es Puigmalet de Baix, Es Puigmalet de Dalt, Es Canaló des Puigmalet, S'Alzinar, Sa Pleta des Puigmalet, Es Figueral de Sa Clespa, Sa Clespa, Na Perdiu, Es Canaló de Na Perdiu, Sa Terra Nova, Es Pla des Torrent, Sa Crua, Es Pla d'Enmig, Es Pla des Corral, Es Costeret, Sa Falda den Jacó, Sa Pleta den Jacó, Nen Jacó, Es Canaló den Jacó, Sa Tanca de ses Coves, Es Clot de s'Hort Nou, Ets Hortals, Sa Pleta des Pont, Sa Pleta de s'Alzinar, Sa Pleta Llarga, Pleta de s'Avenc, s'Hort Llarg, Es Figueral Nou, Es Coster de ses Abelles, Es Canaló de ses Figueres, Sa Tanca de s'Era, Es Passatge, s'Hort des Morer, Sa Pleta Nova, Sa Pleta de s'Ullastre, Sa Pleta de na Redona, Sa Vinya, Es Pla de na Redona, Pleta den Vessa, Sa Pleta des Carabó, Es Figueral, s'Hort de ses Canyes, s'Hort Fondo, s'Hort des Taronger, s'Era Vella,
    Ses Cases: SANTA CREU.




Juan Carlos Vinent Mercadal
Pseudónimo: Óscar Oporto

Recoveco cutrefacto
        
         Obcecado, obnubilado, ofuscado, olvidado, oscuro, ostentosamente histriónico, hipostasis irreverente de la mundanal mundicia. Tenebroso esplendor de una Salamanca limpia y culta ¿o culta y limpia? Ominosamente, olisco la opima mezcla de olíbano y el omental omecillo que revuelve el omaso, donde el onanismo oncológico del oneroso oncejo opila los poros antaño pulcros de oprobio y opulencia otoñal que confundía hostia con ostra.
         El ósculo osmanlí a una manceba mancillada precedió al orín oriundo del Imperio Otomano. ¿Cómo se orea la orfandad del ostracismo? Rincón cutre y putrefacto, recoveco cutrefacto.
         Sí, tú que tan callado escondes tus memorias inextricables. De ti surge -¡oh arcano!- la vida. Tú que estás quieto y aparente mudo. No te preocupes, por fin saldrás del olvido porque tú me hablaste a mí, afortunado transeúnte, tú que supiste elegir y no me tomaste por mero dominguero.
         ¿Fuiste un error de construcción? Aunque muchos creen que eres la oveja negra, un punto, un rincón perdido e inútil, es precisamente esta circunstancia la que te hizo merecedor (y) espectador de las más insospechadas vivencias. Sí, tú eres el punto de unión entre la vida y la muerte, en ti se une lo físico y lo espiritual, lo humano y lo animal, lo superficial y profundo; en ti el laberinto de la vida encuentra una luz, una Ariadna que contrasta con tus tinieblas.
         ¿Acaso eres el atman, el punto de unión, el centro, la síntesis…la armonía? Tú eres eterno, la temporalidad y la cronología en el fondo no significan nada para ti.
         Te desprecian, pero ahí estás tú, soportando el sedimento de los años impreso sobre tu piedra dorada, por debajo, por dentro. Tus entrañas siguen intactas, tu interior incorruptible, a pesar de tu aspecto exterior. Sin embargo, tu pared sudada, no lavada…sudores de padecimientos y de gozos…Sí, recoveco cutrefacto, una verja te ¿protege? Si pudieras hablarme emitiendo sonidos inteligibles, conocería el misterio de la vida. En realidad eres inalcanzable y, sin saberlo hasta el momento, resulta que guardas el secreto del conocimiento “divino”. ¿Eres Dios? La gente observa el exterior e interior de aquello de lo que tú formas parte; quizá no seas más que una uña sucia y negra en el edificio tan… pero sin ti la pirámide de piedra quedaría derruida. Mas, ¿acaso no hace ya muchos lustros que estás espiritualmente en ruinas? El día que te hagan caso y se cobre conciencia de tu vital importancia, Salamanca podrá estar orgullosa de su historia y de un monumento tan emblemático como el que tú, con tu granito de arena, ayudas a mantener en pie, por los siglos de los siglos.
         Pero dejémonos de monsergas. Veamos qué hay incrustado en tu rincón insoslayable. Háblame, recoveco cutrefacto de vieja cátedra. Sienta cátedra, que estamos en la culta Salamanca… y limpia… -de no ser por las minas que hay que esquivar para evitar la buena suerte que regurgita del barro y de las esencias aromáticas de la creación…
         ¿Qué me cuentas de Unamuno?

Quizá limpien tu pared, quizá destruyan o intenten destruir, sin saberlo, tus memorias incrustadas, pero lo harán superficialmente porque aunque tú, recoveco cutrefacto, desaparezcas, el espacio geográfico seguirá ahí, a pesar de los terremotos, a pesar de la eternidad. Lo feo también es bello.
                  
                     Salamanca, 10 de junio de 1999




En busca del bigote perdido

         Fue en un instante, y sin embargo…fue una eternidad, y sin embargo…fue un instante de eternidad, y sin embargo…Eternidad instantánea, retorno momentáneo y eterno, intemporalidad, ubicuidad en el tiempo. Cronología insaciable y subyugante creada por el hombre para esclavizarse, por miedo a la libertad, a la falta de sistematización. Necesidad de controlar y hacer tangible el éter de la no creación. Intento de crear lo imposible de crear, aunque la ceguera de las convenciones nos haga creer en una realidad irreal. El hombre tiene la necesidad de controlar su entorno, de controlar lo incontrolable y, por tanto, crea espejismos que acaba por creerse. ¿Qué es el tiempo? No voy a ser yo quien venga a definir lo indefinible. Bastante se ha escrito sobre el tema. Bergson, Sartre, Einstein, Proust me resultan interesantes al respecto…el tiempo, tema recurrente, tema del eterno retorno. Nos da miedo porque nos da miedo lo desconocido, o respeto. Se habla del paso del tiempo. Nosotros somos los que pasamos. Evolución, historia, cronología, calendarios, relojes. ¿Por qué preocuparnos tanto por el mismo? El tiempo que se gasta en preocupaciones de este tipo –si es que el tiempo se gasta- deberíamos dedicarlo a vivir. Yo cambiaría aquello de el tiempo es oro por vivir la vida es oro.
         La siguiente historia es fruto de un instante momentáneamente eterno.
Bigote (del alemán macarrónico bî Got).
         ¡Por Dios! Se hizo tatuar un bigote en el cogote. El coyote de su mujer se lo hizo rasurar (¿o se lo rasuró?) después de sesenta y tres años de cuidados intensivos; de mimos y esmeros inconmensurables. El Doctor Moustache vio como en un instante de eterna melancolía desaparecía de su faz/de la faz un amigo que no requería de su amo otra cosa que su presencia que le aliviaba los momentos de soledad. Era una alegría ver al niño mimado crecer haciendo camino en los raíles de su piel, era la delantera del tren, sí, como aquellos del oeste americano. Y a pesar de que su amo ignoraba las disputas de su amigo, éste tenía un enemigo que crecía en los dos túneles por los que en determinadas épocas amanecía un manantial viscoso y pegajoso que deprimía al bigote.
         Pero el gran enemigo no procedía de ahí, sino de la esposa del Doctor Moustache; ésta se quejaba de los picores sufridos al acercarse a la locomotora, como si de un atropello se tratara. En esas ocasiones, Bigote daba el pegote con pesadillas e incluso sufría de insomnio. Ese estrés pronto se hizo patente en una incipiente oxidación y falta de cromacidad de algunos de los sujetos que conformaban la unidad anteriormente cobriza. Bigote se quejaba y el Doctor Moustache no tuvo más remedio que recurrir al tinte. Bigote se sintió ofendido, al principio; pero no le disgustó el antifaz o antibigot que desde ese momento llevaba, aunque en los días más calurosos del año le producían sudores anteriormente insospechados. En cualquier caso, B. seguía ahí, de máscara que daba una aparente serenidad y señoría al inseguro y nervioso Doctor. Por lo menos existía.
         También es cierto que B. añoraba los tiempos en que llevaba melena, vivía de la memoria de los felices años veinte. Ahora era con frecuencia recortado, lo que le provocaba unos dolores como si de miembros amputados se tratara. Sin embargo, Bigote sabía que sus raíles, aunque no los veía, existían, porque sentía al tren fantasma surcar las millas invisibles pero reales; vivía y existía. De hecho, cuando pasaba por la calle y se encontraba con algún otro compañero de fatigas, Bigote alardeaba de resistencia, de tenacidad y fuerza vital. Hubiese sido asombroso poder escuchar las conversaciones que mantenían entre ellos. Entre ellos también había envidia, pero nunca llegaban los golpes a los raíles. Lo máximo a que se llegaba era a un erizamiento bigotudo que era lo que regía la superioridad o inferioridad de uno u otro bigote.
         Pero aquella desafortunada noche de invierno Dalila acabó con Bigote y Sansón se despertó con menos fuerza de lo acostumbrado. Bigote era el que daba vida al Doctor Moustache, y su mujer lo había cercenado, había pasado con la guadaña. Las cenizas se las llevó el viento y como epitafio a su amigo, el Doctor Moustache  decidió dedicarle ese tatuaje en el cogote, para que su mujer no pudiera afeitarlo.
         El Doctor Moustache dejó muy claro en su testamento que cuando se consumiera y sólo quedara de él el esqueleto, se abriera su tumba y se le injertara a la calavera el bigote inerme que había ido guardando a lo largo de los años en un cajón escondido bajo la escalera de caracol que conducía al minarete de la mezquita al que su mujer nunca subiría. Como la cantidad de bigote era ingente, donó una buena parte de ella al taller de bigotes postizos que había en ese callejón perdido de Alá. Todo ello para salvar la memoria de un amigo secreto que salió a la luz el día de su desaparición.
         A la pinacoteca legó sus trescientos autorretratos en los que el bigote era, por descontado, el gran protagonista. Parte de la herencia del Doctor Moustache  se utilizaría para crear la primera bigoteca del país.
         Se ha sabido que el año pasado se creó una asociación internacional para la defensa del Bigote; la iniciativa surgió a partir de la publicación de este escrito.
         La comunidad árabe ha creado una ley penal contra las posibles Dalilas, para evitar que se repita el suceso relatado.
         Tener alguien bigotes à frase figurativa y familiar: Tener tesón y constancia en sus resoluciones, y no dejarse manejar fácilmente. 
                                                                  Salamanca, 24 de julio de 1999
                                                                                      Juan Carlos Vinent Mercadal






La maleta de Pandora

 
     Juan Carlos Vinent Mercadal

Han pasado diez días desde que llegué con mi esposa al hotel aquí en la costa sur de Menorca y todavía no tenemos noticias de la maleta extraviada como nos dicen, o perdida, como digo yo. En el aeropuerto nos dicen que “no desesperen”, pero ¡cómo no vamos a desesperar! Dicen que nos la mandarán al hotel con la mayor brevedad posible…pero el hecho real es que nos han chafado las vacaciones. Es la primera vez que viajamos a esta paradisíaca isla desde que yo tenía nueve añitos; para mi esposa es la primera vez en su vida. Le prometí que nos lo íbamos a pasar en grande, pero es que sólo tenemos la pequeña mochila con lo básico…Hemos tenido que comprarnos ropa nueva, pero ¿qué vamos a hacer, comprar todo lo que llevábamos en la maleta? Los otros clientes del hotel deben pensar que somos unos sucios llevando día sí día no la misma ropa, el mismo pantalón azul marino, el mismo polo rojo…y no hablemos de ropa interior. Los recepcionistas a los que hemos ido preguntando mañana y tarde no saben nada, pero les agradecemos su empatía para con nosotros. La isla es bella, no tenemos pega con el hotel, aunque el aire acondicionado está un poco fuerte, y al no poderse graduar individualmente tenemos que dormir con mantas. En fin, lo que iban a ser dos semanas de relax en el año de nuestro treinta aniversario de casados se ha convertido, especialmente para mi esposa, en un calvario. Menos mal que aparece el humor no sé si negro o gris, supongo que producto de la impotencia.
Hemos alquilado un coche, ya que nos han dicho que sin él nos perderíamos los pequeños rincones y las hermosas playas vírgenes de la isla. Eso sí, ataviados con la ropa que lavamos como bien podemos de un día para otro con la esperanza de que llegue la maleta. Este año juntamos la ropa de ella con la mía para no tener que llevar excesivo equipaje…y cómo nos ha salido. Ya sé que no somos los únicos, pero sí que es la primera vez que nos pasa a nosotros. Enciendo el televisor una vez llegamos de cenar en un restaurante estupendo y aparece la noticia de que hay una nave en el aeropuerto de Barajas llena de maletas perdidas o sin rumbo conocido. Nos quedan cuatro días para irnos y todavía no sabemos mucho, aunque al parecer la maleta ha viajado hasta Canarias. Mira que mi mujer decía de ir a Canarias, pero yo le comenté que las arenas de Menorca eran menos deprimentes en el sentido de que eran casi blancas o amarillas, principalmente. Según dónde vayas te encuentras la arena negra. No, no se trata de desmerecer las islas afortunadas, nada más lejos de la realidad. Llevamos años yendo a veranear a Tenerife, Gran Canaria, etc., pero este año me dio por Menorca, otra joya del Mediterráneo. Una semana, como nos decían en la agencia de viajes se hace un tanto corta, así que decidimos que fueran quince días. ¿Y si llega la maleta cuando estemos a punto de irnos? Por si acaso tendremos que dar al hotel nuestra dirección en Madrid; vivimos en un pequeño pueblo en las afueras. La verdad es que nos gusta la tranquilidad los fines de semana y por las tardes-noches cuando volvemos del trabajo en la bella pero selvática capital. Y la naturaleza. Precisamente le estaba comentando el otro día a mi esposa que estaría bien comprar un apartamentito o algo para cuando nos jubilemos. La isla, a pesar de la maleta, nos está encantando, pero vivimos siempre con el oído pendiente del teléfono móvil por si tenemos nuevas noticias. Lo malo es que no hay cobertura en todos los lugares donde vamos. En fin, si llega, estará en recepción. Ya nos hemos hecho amigos de los diferentes recepcionistas y hacemos chistes sobre nuestra indumentaria y la dichosa maleta de los co…
Aunque hay que tomarse las cosas con calma y humor, no es oro todo lo que reluce; mi esposa está obsesionada con el tema, y por lo que vosotros habréis observado, yo también, para qué negarlo.

         Pues se habrá quedado asombrado de que acuda la guardia civil a hablarle de la maleta, pero aunque la misma ya ha sido encontrada no puedo esconderles que no le traemos buenas noticias. La maleta se ha quedado en Tenerife donde ha sido encontrada en circunstancias no muy halagüeñas. Me explico, en su interior no había nada de ropa, pero eso sí, la maleta pesaba más de lo normal. El papel suele pesar bastante, pero en su caso debemos informarle de que su interior estaba lleno de varios ladrillos de cocaína. En principio no sospechamos de ustedes, sino de una red de tráfico de drogas que trabajaba obviamente de forma clandestina entre las Canarias y la Península Ibérica y de ahí se distribuía al resto de España, Portugal, incluso otros países europeos. Por tanto no sabemos que ha pasado con su ropa, pero nos tememos mucho que no la van a recobrar. Les aconsejo que en otra ocasión sean más precavidos y utilicen unos candados más eficaces para proteger su equipaje. Supongo que ya se habrán enterado de lo que ocurrió con un viaje de novios a la Riviera Maya en la que se encontraron también estupefacientes. Por tanto les aconsejamos que denuncien la situación y tengan por seguro que la Benemérita les ayudará en todas las gestiones que ustedes puedan solicitar o necesitar. Sé que es muy incómodo no poder tener su equipaje, pero les aseguro que lo es más el que en algún momento se les pudiese acusar de tráfico de drogas, de ser mulas que trabajan detrás de una red que pensábamos estaba prácticamente desarticulada, pero que parece ha renacido con nuevos contactos y personal que trabaja en el transporte de las maletas a los aviones, etc. La compañía aérea en que viajaron dispone de un seguro y les indemnizará con brevedad con una cantidad no suculenta pero suficiente como para que puedan hacerse con una nueva maleta y comprarse algo más de ropa o utilicen ese dinero como les venga en gana. Les estoy explicando esto, porque va a salir en las noticias y queríamos que fuesen ustedes avisados con antelación y no les causara ningún shock demasiado fuerte…

         Sí, por favor, ¿pueden mandar una ambulancia al hotel que le he mencionado lo más rápido posible? Es una emergencia, una señora se ha desmayado tras recibir una noticia increíble y parece que se resiente del corazón…Gracias. Señor, ya están en camino. (Desde luego lo que no pase en un hotel no pasa en otro lugar, me quejaba para mis adentros yo, el recepcionista. A medianoche acaba mi turno, pero todavía tengo que hacer el arqueo y asegurarme de que todo el dinero está en su sitio; vaya mierda…Y pobre gente la de la maleta. Por un momento pensé que iban a detenerlos, con lo majos que parecen. Aunque nunca se sabe. La gente que consideramos de lo más normal luego esconde secretos de lo más inconfesables; incluso yo puedo tener mis secretos aunque no vayan más allá de la legalidad. Ahora lo importante es que la señora se recupere y la pongan bajo observación. Cosas del oficio…).

         Ya en el Hospital Mateu Orfila, en Mahón, el marido es obligado a esperar en urgencias y su esposa es sometida a diversas pruebas después de conseguir que saliera de su estado de pérdida del conocimiento. Son las dos de la madrugada y todavía no le han llamado para que entre a ver a su esposa…La guardia civil ha cogido los datos y dado una tarjeta al señor para al día siguiente acabar con el asunto de la maleta que yo llamaría la maleta de Pandora, dado el contenido que se ha encontrado en ella y la mala influencia que ha provocado en la señora a nivel de salud. El señor también se resiente de lo ocurrido. Ya está pensando en querer volver al pueblecito de las afueras de Madrid ya que definitivamente las vacaciones no han sido nada purificadoras y piensa por un momento en no volver jamás a la isla. Pensamientos impulsivos normales en casos de esta gravedad. Lo que él no sabe o de lo que no es consciente todavía es que, a pesar de todo, se encuentra en una isla de lo más tranquila, aunque no esté exenta de delincuencia, especialmente en verano dado el trajín de gente de distintas nacionalidades y procedencias que pasa por vía aérea o marítima a un mundo lleno de encanto y magia que queda grabado en el subconsciente por mucho que se intente evitar reconocerlo o darse uno cuenta de ello.
         Por fin llaman al señor Palacios y puede acudir en busca de su amada. ¿Qué pensarán en casa sus hijos ya mayores de todo lo ocurrido? Hasta el momento ha evitado ponerse en contacto con ellos por no aguarles sus propias vacaciones estivales, pero tarde o temprano tendrá que agarrar al toro por los cuernos e intentar sacar algo de bueno de todo ello. La señora Palacios tiene algo de anemia y necesita tomar alimentos salados para evitar desmayos, beber mucha agua ya que el calor en pleno mes de agosto es sofocante -aunque no tanto como en Andalucía- y la mala noticia es que parece tener una arritmia coronaria que le obligará a estar medicada hasta el fin de los días. Lo cierto es que la unión entre esta pareja se ve reforzada, y el deseo de no caer en el derrotismo se hace patente en un beso tan apasionado como los que puedan tener los adolescentes en su primera relación de pareja o escarceo amoroso. La señora va a quedar hospitalizada por lo menos dos días y el señor Palacios aprovecha que se ha dormido para llamar al hotel donde se encuentra en el auricular con el conserje de noche que toma nota de lo ocurrido y deja escrito para el próximo turno que esté enterado de lo ocurrido, aunque el recepcionista anterior ya le había dado cumplida cuenta de lo acontecido.
         El hotel es uno de tres estrellas y no es de gran lujo, pero se está bien en él, aunque tiene sus problemas también, tanto en quejas de clientes por diversas razones como por carencias del propio complejo turístico. El recepcionista es el que recibe los buenos y malos comentarios, que también aparecen reflejados por las encuestas de satisfacción que se les hace cada cierto tiempo a los clientes o huéspedes del mismo. Es un trabajo psicológicamente duro en cierto modo. Uno no acaba nunca de acostumbrarse a las quejas que uno sabe no son culpa del que está en ese puesto de trabajo; pero lo mismo pasa en los hoteles de cuatro o cinco estrellas. La exigencia es mucho mayor y a veces te encuentras con gente ciertamente prepotente que no tiene en cuenta la educación a la hora de dirigirse a un simple trabajador que no es más que un mandado. Las entrevistas con el subdirector o director tienen a veces algún que otro cliente belicoso. Pero eso ya es harina de otro costal y no perderemos más tiempo en ello. Si os contara  lo que es capaz de pasar en un simple (o no tanto) hotel de playa de Menorca o de cualquier lugar, supongo yo. No es exclusivo del lugar, sino algo inherente a la condición humana. Menorca, como la adoro y que necesidad de huir tengo de vez en cuando para recargar pilas. Visitar una gran ciudad, más que vivir en ella, puede resultar muy productivo, como lo es para los que son habitantes del asfalto el poder escaparse unos días a disfrutar de la naturaleza. Siempre deseamos lo que menos tenemos; así de complejo es el ser humano, así de contradictorio quizás.

         A la señora Palacios la han tenido que sedar para obligarla a descansar y evitar un ataque de pánico o ansiedad. Por su parte, el señor Palacios se ha quedado dormido pero con una gran actividad cerebral que le provoca no sabemos bien si sueños o pesadillas.
         La maleta de Pandora, como he decidido llamar a este relato, por no llamarlo caja o la expresión algo más desconocida del mito que es el de la ánfora de Pandora, ha dejado salir cierta inestabilidad en una pareja y pronto una familia en su totalidad que siempre había tenido suerte en la vida, a pesar de no vivir en ningún lujo capitalista con una vida honrada y sincera para con su círculo de trabajo y amistades y familiares; ni más ni menos que parecido a la mayoría de familias de este país. Un país que sale adelante gracias a la gran masa de trabajadores de a pie, aunque la coyuntura económica del año 2008 se cebe más que nunca en ellos. Pero las vacaciones son sagradas para algunos, y los ahorros a veces tienen que hacerse servir para celebrar un evento tan singular y normal como la de celebrar un aniversario de matrimonio si ese matrimonio en especial va viento en popa. En fin, dejémosles dormir por el momento. Mañana será otro día, peor no puede ser; el talante optimista a pesar de las vicisitudes no debería desaparecer o apagarse, es lo que llamaría yo tener madurez al saber conllevar las dificultades con cierta paciencia y positiva filosofía de vida. Pobre escritor que no para de divagar y aburrir, pensará más de una o uno. No quiero entrar en la vida privada de los señores Palacio, ya que para mi no son más que un símbolo de una familia normal con sus logros y fracasos, pero luchadora como las hay tanto en España como en el extranjero. Ejemplo de buena gente, frente a la herrumbre de unos pocos, pero a la vez numerosos delincuentes de poca y de mucha monta que a veces arruinan la vida de los demás por intereses puramente económicos que se intentan trabajar a base de salir de la legalidad y de las normas de convivencia de la mayoría.

         A las ocho de la mañana un enfermero –no sólo hay enfermeras en un hospital- aparece con la medicación para la señora de Palacios y algo de desayuno. El señor Palacios sigue durmiendo pero tendrá que ir al hotel a recoger algunas –poquísimas cosas- que guarda en la caja fuerte. Sólo quedan tres días para coger el avión. Pedro Palacios está dispuesto a terminar lo mejor posible el viaje vacacional, pero antes tendrá que hacer reclamación con ayuda de la guardia civil por el tema de la maleta. Cuando den de alta a su esposa Laura Zato, aprovecharán el día no en el agotador sol de la playa sino en visitar Ciudadela y la Fortaleza de la Mola en Mahón, además de la Naveta des Tudons. Vamos, turismo cultural parece que toca ahora. No es momento para coger una insolación o lipotimia por falta de hidratación. Y Menorca puede y ofrece mucho más que el mero sol y playa, aunque hasta el momento sea lo que prevalezca y la desestacionalización del sector terciario como el turismo sea una panacea de momento muy lejana.




Haikús (disset+1)

 
Sa sargantana,
damunt es claper antic,
vol prendre es sol.



Davall s'alzina
un al·lot pren sa fresca;
oratge d'estiu.



Abatzers, cards blancs,
aritges, argelagues;
escarrinxades.



Mitjanit d'agost,
un mostel i una marta,
encalcen perdius.


Un verderol vell
menja mores madures;
té es bec tenyit.



Bec de verderol,
cant de cadernera;
un xoric, quatre tudons.



Vent Tramuntana,
vent africà de Migjorn.
Enmig, Menorca.



S’aljub nou, es vell,
s’aljub de s’Hort des Morer.
No hi ha cap pou.



Talaia de Dalt,
Talaia de Sa Cova,
talaiot perdut.



Talaiot perdut,
es talaiot amagat,
ullastres tapen.


Ses cames-seques,
s’Alzinar de Santa Creu;
cercadors forguen.



Cigales, llagosts,
blat, ordi, civada: gra.
Ses formigues treballen.





Canyes, canyissos,
mosques, vespes, sol d’agost;
ses figues sequen.



Caragols, llimacs,
saó de Divendres Sant.
S’Arc de Sant Martí.



Paraigüets amb set,
juriol i agost menorquins,
capells de palmes.



Abeuradors plens,
ses vespes sedegoses…
Una granota.



Tres aglans dolços,
tres escuradents redons,
tres baldufes tenc.



Maregassa de trepons,
s’Era és un illot oblidat;
ja no creixen es llençons.


Joan C. Vinent Mercadal
(16-VII-1997)

 


La Herencia de Keireddin (Hayr al-Din "Barbarroja, Barba-rossa")

 




    LA HERENCIA DE KEIREDDIN

Joan C. Vinent Mercadal
 

Todos los dragones de nuestra vida son quizás princesas que esperan de nosotros vernos bellos y animosos. Todas las cosas aterradoras no son quizá más que cosas sin socorro que esperan que nosotros las socorramos.

                                        R. M. Rilke, Cartas a un joven poeta



 

NOTA PRELIMINAR

Para situar cronológica y, por tanto, históricamente los hechos que aquí se van a narrar, recomiendo -a aquellos que quieran conocer con cierta rigurosidad el ámbito y clima político y social en el que, reitero, va a transcurrir la acción- la lectura de la segunda parte "Siglo XVI: Los piratas" de una obra tan importante como Conquistas y reconquistas de Menorca de Micaela Mata. Asimismo, para aquellos más perezosos, les recomendaría que, por lo menos leyesen la introducción (Apreciación histórica) y los dos epílogos -breves- existentes en esa segunda parte. Para aquellos que se nieguen rotundamente a seguir la recomendación, lo único que puedo hacer es sacar un par de acotaciones o extractos que puedan ayudarles mínimamante a entender el contexto en el que sucede una historia que, por otra parte, podría haber ocurrido o acaecido en otro momento, en otro lugar y en otras circunstancias.
Sin embargo, resulta necesario situar esta historia dado su carácter de autenticidad. La historia no es más que una mera descripción de algo que sucedió realmente, pero cuya peculiar anécdota resulta entretenida e intenta hurgar en aquellos recovecos más escondidos (valga la redundancia) de la condición humana.
Lo que pretendo es escribir una historia para el ciudadano de a pie, sin buscar retórica innecesaria y pedante. Al menos esta es mi intención; a tí, querido/a lector/a, te concierne la última palabra. Espero no defraudarte, y espero que seas mi confidente en este viaje aparentemente inextricable.
Algunos pensarán, ¿por qué no narra el mismo autor los hechos históricos? ¿por qué remitir a otros? Sencillamente, porque no pretendo narrar hechos históricos de carácter más o menos general u oficial, sino plasmar una situación humana inserta en un contexto socio-cultural que mejor conocen personas especializadas o versadas en y sobre historia. No veo razón por la cual deba "malgastar" el tiempo en aspectos objetivos e irrefutables cuando lo que me interesa es escribir una novela, ante todo humana (aún a pesar de las anécdotas, de la odisea o aventuras y desventuras por las que pase/n el/los personaje/s, que son en cualquier caso lo que hacen una novela original, única en su carácter de ser diferente, nueva).
Como ya es sabido, los temas ya han sido tratados todos. En cualquier caso, lo que distingue una novela de otra es el argumento, la secuenciación de los hechos, el suceder de la acción, el estilo. En una novela no importa tanto si el árbol va a dar unos frutos u otros; lo que importa es la savia, la energía interior, el camino, no la meta.
Como ya dijo Unamuno:
"Soy de los pocos lectores que no me intereso en si se solucionan o no los problemas de una novela, nivola, ensayo, poema... ni si los tiene. Me preocupa más el metablema o trayecto. El camino y no la meta. En una obra de arte, y hasta de ciencia o filosofía, me paseo y no voy a la meta. Y es que no hay sino el camino" (Carta de Unamuno a Balseiro, 7-2-29).
¿Por qué elijo el ámbito, el setting de Menorca? Porque, como le dijo un ilustre escritor americano y amigo de ese último a otro que también llegaría a escribir grandes obras literarias: "Escribe sobre lo que conoces..." Por eso W. Faulkner siempre escribió novelas ambientadas en su entorno sureño.
Salvando la barrera cronológica, creo que es lo que intento hacer.
Finalmente, recalcar que una de mis pretensiones al escribir esta 'novela' o 'bazofia' es experimentar en determinados aspectos que podrán analizarse al final de la misma. Tengo muy claro que el propósito de esta empresa puede resultar infructuoso; pero que no quede por intenciones.




Marcel Cioran,  Salamanca, 27 de septiembre de 1997


Siglo XVI.
Fernando II manipuló sagazmente la Inquisición para conseguir la unidad española y la hegemonía de la monarquía, y se apoyó, necesariamente, en Castilla por ser la región políticamente más indefensa y manejable del país. Cataluña fue la que, en consecuencia, sufrió mayormente con estos cambios -por su madurez y falta de flexibilidad- y con ella decayeron las tierras anexas que dependían enteramente de su vitalidad. Como es lógico, las más aisladas se depauperaron con más rapidez y la caída de Menorca, en particular, fue vertiginosa.
Paralizada la marina mercante catalana por el bloqueo de turcos y berberiscos, los florecientes puertos menorquines quedaron prácticamente inmovilizados y, durante el reinado de la Casa de Austria, la isla sufrió uno de los períodos más catastróficos de su historia. Sus reyes, ocupados en engrandecer España, la olvidaron en su aislamiento geográfico, y a tal punto llegó la inanición del país que no tuvo ni siquiera la energía de sumarse a la rebelión de las germanías mallorquinas en 1520, permaneciendo virtualmente separada de toda evolución histórica y material. La agricultura quedó abandonada, la ganadería debilitada por falta de renovación vacuna, y el comercio desapareció. Muchos de sus habitantes emigraron, quedando la población reducida a unas cuantas familias diseminadas por el campo. Mahón y Ciudadela apenas reunían tres mil almas. Ante tal hecatombe, Menorca fue fácil presa de las incursiones piratas que agravaron, en grado dramático, la miseria del país. Estos asaltos destructores, principalmente el de Barbarroja en 1535 y, veintrés años después, el de Mustafá y Piali, terminaron con los últimos vestigios de su seguridad.
La devastación de Mahón en 1535 por la flota de Keireddin Barbarroja fue el sangriento epílogo -y su venganza personal- de la derrota que había sufrido a manos de Carlos V en Túnez. Y la invasión de Ciudadela, en 1558, por los almirantes turcos fue la consecuencia de la nueva supremacía mahometana en el Mediterráneo, después del fracaso de los españoles frente a Argel en 1541.
Episodios históricos que desencadenaron fortuitamente su acción sobre Menorca, cimentando la tradición histórica de su pueblo.
Hasta los comienzos del siglo XVII, Menorca padeció la sistemática amenaza de las incursiones berberiscas. Y a este peligro se sumó un sinfín de desgracias que agravaron el estado de miseria en que vivían los habitantes de la isla. El cólera diezmó la población, varias plagas consecutivas de langosta destruyeron las cosechas, la espeluznante plaga de ratones en 1574, 1600 y 1601 aumentó la angustia y las privaciones, las tremendas sequías quemaron los pastos y dieron muerte al ganado, la gente padecía hambre, y el bandidaje, la violencia y la inmoralidad se impusieron en el país. En 1573, los hogares menorquines sumaban ochocientos cincuenta y dos, y en 1588 solamente mil ciento noventa y cinco familias residían en la isla. Mahón no tenía médico ni farmacéutico y Ciudadela se recobró tan lentamente del dramático "año de la desgracia" que, cohibidos por el terror y la miseria, sus habitantes "suplican a S. M. C. que se digne dar permiso para salir de esta tierra para ir a poblar otra donde puedan vivir seguros..." (Aunque cuando Felipe II ordenó la evacuación de Menorca en 1570, los menorquines, apoyados por los consejeros de Barcelona, se opusieron enérgicamente).
A pesar de tantas calamidades, la obsesión constante fueron los ataques turcos. La vida de la isla quedó supeditada al trabajo de defensa y las Universidades se unieron -por encima de sus múltiples rencillas y litigios- para construir torres en la costa, armar un fuerte en Fornells y fortificar el Monte Toro para que sirviera de refugio en caso de su nuevo ataque. Estas obras duraron largos años, pues hasta 1608 no quedó terminado el castillo de San Felipe, y no se remató la reconstrucción de las murallas de Ciudadela hasta finales de siglo.
Las torres vigías (aún hoy de pie) que se levantaron en la costa avisaban con señales de fuego de la presencia de las naves enemigas. Pero, aún así, los piratas conseguían desembarcar en los predios costeros llevándose a payeses y ganado. Binidonaire, la isla de Colom, Torreblanca de Favàritx, Ses Coves, la cala Turqueta y muchos otros lugares fueron el escenario de ataques corsarios, repelidos valientemente por los campesinos, que sufrieron no pocas bajas.
Como consecuencia de todo ello, y principalmente de las invasiones de los piratas, la isla de Menorca vivió durante casi dos siglos el período más desastroso de su historia.

(Conquistas y reconquistas de Menorca, Micaela Mata)




Capítulo primero: praedones in praedium

Un frío amanecer de invierno. Néstor se levanta, se pone/enfunda las botas de piel con las suelas gastadas por el inexorable uso y paso del tiempo, enciende la vieja chimenea de la cocina con unas ramas y troncos de acebuche, se prepara un café, toma la alforja con algo de comer y, después de abrigarse con una especie de pasamontañas de lana, sale de la casa. El viento de tramontana ruge amenazador. Afuera, en el patio de la años atrás blanca casa de campo, le espera su fiel perro de caza, Aquiles, un ejemplar color mostaza de seis años de edad; ha pasado la noche acurrucado en el fondo de su caseta, medio arropado por unos sacos viejos de tela, pero ausentes de esos parásitos tan comunes e impertinentes.
Néstor se dirige al establo donde guarda sus enseres de caza. Por el camino, puede observar la hierba blanqueada por la escarcha. Todavía está oscuro, el sol apenas ha asomado su rostro.
Aquiles y Néstor ya están a medio camino del encinar. Se mueven en silencio, sigilosamente.
Dos horas de espera no han servido para encontrar rastro alguno de conejos. Sin embargo, sí han podido escuchar el canto y el vuelo de perdices, codornices, palomas torcaces y han visto una becada picoteando en el musgo.
Decide adentrarse en el bosque del predio vecino, el pinar. Saltan la pared de piedra caliza y recorren el conocido sendero que lleva al lugar donde suelen encontrarse níscalos. Tal es su suerte, que encuentra varias de ellas asomando su peqiueño sombrero; las vuelve a cubrir con el manto de alfileres secos. Dentro de una semana van a estar a punto para ser recogidas, siempre y cuando la tramontana que parece haber amainado no las queme.
Ni rastro de conejos. El sol está subiendo, pelea por hacerse un hueco entre las nubes. Néstor se dirige ahora a la finca de al lado; allí el pinar resulta bastante inaccesible; las retamas espinosas, las aliagas cierran el paso. Por fin, cuando ya había perdido toda esperanza, encuentra rastro fresco de un par de conejos. Aquiles los ha olfateado, no pueden estar lejos.
Gracias a Aquiles la alforja lleva algo más que el desayuno. Néstor se sienta bajo un pino guardando cuidado de no hacerlo donde la resina abunde. Ahí abajo están los dos compañeros al abrigo del viento. El hombre aspira el aire puro y el aroma a bosque y a pino. Inigualables. También disfruta del rumor de las ramas que intentan romper el silencio característico de ese lugar. Desayunan.
A Néstor le gusta estar en el bosque, en plena naturaleza, lejos de la monotonía del día a día, lejos de las riñas domésticas que desde hace veinte años son su pan de cada día. Sin embargo, no huye de la civilización, aunque le atraen más las culturas antiguas desaparecidas. Está subiendo a lo alto de uno de los vestigios más antiguos de la isla. Ya está en la cima del talayote. No alcanza a comprender cómo se pudieron levantar semejantes piedras. Otea el horizonte. El paisaje es espectacular. Al norte, Monte Toro; al sur, su casa y, a lo lejos, el mar. ¡Cuánto tiempo hace que no ha visto el mar de cerca! Y eso que lo tiene al alcance de su mano, a menos de una hora a caballo.
De nuevo al pie de la torre de vigilancia, sigue vagando hasta llegar a un aljibe. Tiene sed, también el perro. Por una vez agradece el trabajon de los árabes. No hay rastro de animal alguno; ni ovejas, ni vacas, ni cabras, ni ganado de cabestro. La sequía ha provocado la muerte y la venta de mucho ganado. Apenas ha llovido este invierno... De repente, vuelve a soplar un viento más frío que nunca, el cielo se ha vuelto completamente plomizo. Néstor sabe que no le va a dar tiempo a volver a casa. Aquiles, tantas veces ejemplo de valentía, se asusta, tiene la cola entre las piernas. Hay que encontrar refugio cuanto antes. Recuerda que por aquellos alrededores hay una cueva. No sabe exactamente dónde se ubica. Se detiene. Piensa. Carraspea. El viento, por momentos, aumenta su intensidad. El perro no se separa de su amo. Nuestro barbudo entrado en canas cierra los ojos. Se olvida del exterior... Abre los ojos lentamente. El pelo de Aquiles, el suelo, la tierra, los árboles están teñidos de blanco. ¡Está nevando! El hombre está paralizado, atontado. Aquiles deja escapar un aullido; lame las manos enrojecidas y arrugadas de su compañero.

Afuera sigue la lluvia de copos. Néstor recoge unas ramas secas y hojarasca que descrubre al fondo de la cueva.
Han pasado dos horas sin poder encender una pequeña hoguera. Por fin salta una chispa... "Esteim salvats Aquiles, vine aquí." Néstor saca su pipa y empieza a fumar, al tiempo que su mano derecha acaricia al perro y contempla la nieve cayendo. Sólo recuerda haber visto nevar en la isla en dos ocasiones a lo largo de su vida; la primera, a los siete años; la segunda, veintitrés años atrás, un año antes de que su padre cayera preso por los bereberes que asediaron Mahón al mando de Keireddin "Barbarroja". Aníbal fue, efectivamente, uno de los cuarenta valientes alayorenses que acudieron a Mahón en ayuda de sus vecinos. Nunca más se supo de él. Nunca hubiera imaginado Néstor que otra incursión pirata iba a devastar en 1558 -nos encontramos en diciembre de 1557- Ciudadela. Néstor está sumido en sus pensamientos. El ardor del fuego le adormece. Cae en un sopor y, finalmente, rendido, se duerme. Está soñando. Más bien parece una pesadilla. Sueña que, estando en la cueva, al resguardo de la nieve, recuerda haber visto unas galeras acercándose a la costa sur cuando oteó desde el talaiot. Parecían tener algo negro ondeando en lo alto del mástil. ¿Serían barcos piratas? De improviso, ve a los turcos caminar, ocultos en la maleza, en dirección de una casa que le resulta familiar... "Però si és ca meva!" Los bárbaros tienen la intención de permanecer allí hasta estar preparados para atacar por sorpresa a los menorquines. Perséfone, esposa de Néstor, tiene una premonición y, después de coger algunos útiles, comida y mantas, sale con sus hijos para irse a esconder en una cueva descubierta por los antiguos romanos (prueba de ello son lasinscripciones latinas con el nombre del emperador Maximiliano), lejos del peligro que presagia la buena mujer. Los piratas llegan y saquean y destrozan todo. Permanecen en la casa dos noches... Rarísimo, tratándose de piratas.
Aquiles ladra incesantemmente. Néstor despierta. Todo ha sido una pesadilla, piensa. Pero se ha dado cuenta de que, a pesar de sus rifirrafes con Perséfone, todavía le quiere. Se produce un cambio inconsciente en él. Ha dejado de nevar. Por lo menos hay un metro de espesor. Se asoma y sale del refugio. Desconoce el lugar en el que se encuentra. La nieve ha hecho estragos. Le gusta el paisaje, pero al mismo tiempo le intranquiliza.

30-IV-1999
- ¿Qué has estado haciendo?
- ¿Que qué he estado haciendo?¡Vaya pregunta! Siempre controlando...
- Ya me lo imagino. Te has ido a dar una vuelta y, como siempre, has empezado a soñar despierto; sí, historias y paranoias tan típicas en ti. ¿Me equivoco?
- Bueno...Más o menos. Pero esta vez ha sido distinto.
- ¿Distinto?
- Sí, distinto, diferente, diverso. El hecho es que he sacado provecho de mis vivencias imaginativas. He estado escribiendo mientras estaba refugiado en la cueva.
- ¿En la cueva? ¿Qué cueva?
- Verás, como se ha puesto a llover...y ya sabes que entre la lluvia y la tramontana que suele acompañar y seguir a la misma... pues bien, he buscado refugio.
- Ya, ya, ya. ¿Y qué, has cazado algo?
- Lo que se dice cazar, cazar... Norte ha cazado un conejo, pero ya sabes, es un egoísta.
- Y no ha quedado de él más que la piel y las entrañas, ¿no es así? No eres capaz de enseñar ni a un perro, ni mucho menos de educarlo. ¡Sácalo de casa! Cómo se nota que no eres tú el que se ocupa de mantener todo limpio y ordenado. Mientras tú estabas por ahí pasándotelo bomba, aquí estaba yo trabajando para que luego, en diez segundos... Por lo menos podrías ser un poco más considerado.
- Está bien, Marta, tienes razón. ¡Norte, patsa!
- ¿Y bien?
- ¿Y bien qué?
- ¿Qué pasa? ¿No me vas a enseñar lo que has garrapateado?
- Siempre tan sarcástica. Y se dice garabatear, no garrapatear.
- Ya, si eso ya lo sé, pero con esas garras tan sucias y esas patas llenas de mierda y fango... no sé si eres Norte o mi QUERIDO maridito. Además, si te dedicas a escribir, has de saber que los juegos de palabras...
- ¡Vamos, lo que faltaba! Ahora me va a dar clases de estilo y demás familia.
- A ver eso que has escrito, guapo...
- Sin sorna, ¿eh? En mis tiempos mozos... Para ti en cambio el tiempo no ha hecho mella.
- ¿Mella? Ya hablas...
- Mira, o mejor dicho, escucha: dejémoslo estar y vayamos al grano, que ya sabes que tengo muchas cosas que hacer.
- Sí, ya. Siempre tienes muchas otras cosas que hacer. Pero ¿cuándo las haces? Menos hablar y más actuar. Que eres un soñador...
- Pues claro, qué sería de mí, es más, que seríamos de nosotros si se nos cercenara la capacidad y libertad de soñar. Toma, ahí está lo que he escrito. Y quiero que seas crítica, aunque esto no hace falta que te lo pida ni exija; todo el día me estás criticando... No sin razón, pero tampoco con ella. ¿Pero qué digo? No sin razón, pero también con ella. A ver, que me estoy armando un embolado yo solito.¡Vaya cacao mental! Vamos a ser más simples, aunque también upanishádicos: Con razón, pero sin ella; es decir, ni con razón, ni sin razón. ¿Que no tiene lógica? ¿Y qué? Deberíamos tener un poco más en cuenta la forma de pensar oriental. De hecho, el otro día me di cuenta de que inconscientemente, o quizá no tanto, escribí algo que mucho tiene que ver con el famoso aunque desconocido por los muchos de los occidentales Poema del no ser; sí, ese del Rigveda*. De momento, mientras mi mujer intenta descifrar mi caligrafía, te voy a hacer partícipe de este poema (o como quieras llamarlo) que, aunque aparentemente banal, no lo es tanto. Las apariencias engañan.

Secuela
El amor consiste en recaer una y otra vez
en aquella parte de ti que deberías saber
no vas a recuperar jamás. En el amor verdadero
renuncias a una parte de ti que regalas y que, por tanto,
no admite devoluciones.
Ha sido aquí, en esta habitación,
donde he perdido esa proyección en el otro que
muere y, cual Ave Fénix,
renace en las sombras inocuas de mi, tu, vuestra,
su aura.
Parte de mi alma ha quedado
impresa en la blanca sábana de la almohada para ir a
desvanecerse en el agua del olvido y de la podredumbre.

Amar es ir desvaneciéndote, desapareciendo, poco a poco,
lágrima a lágrima, en el ser del no-ser,
en el ser que no somos,
en el éter de la no creación.
Al amar se pierde una parte del agua modulada y modelada
en lo incorpóreo de nuestra fysis, se pierde
un grano de mar, de ese ente que no es otra cosa que
la ilusoria proyección del ánima intangible.

- ¿Qué, todavía no has terminado de leer?
- ¿Leer? Si estoy en la mitad del laberinto, parecen pictogramas chinos o jeroglíficos egipcios. Si me ayudas, voy a hacer la transcripción de este incunable... antes de poder leerlo pausadamente.
- Has de tener en cuenta que mi historia transcurre en el siglo XVI, y aunque exista ya la imprenta...
- Menos charla, menos guasa y actúa. ¿Qué pone esto?
- Mira, Marta, me voy a curar en salud. Me lo he pensado mejor y creo que no te voy a dejar leer este manuscrito hasta que no hayas leído otro escrito que redacté cuando era estudiante de Filología Inglesa en Salamanca. Lo escribí para una exposición delante de un aforo de unas cien personas; la verdad es que fue un poco una quijotada, pero creo que resultó. Además, lo que yo pretendía era prodesse et delectare y de otro modo no sé si hubiera conseguido captar la atención del público que en exposiciones previas a la mía se dedicaba a pasar a limpio apuntes, charlar con los compañeros de al lado, y cosas por el estilo. Pensé que ya que la asignatura estaba dedicada exclusivamente al tema del cuento, lo que debía hacer era presentar mi "ensayo" camuflado dentro de una especie de cuento de mi propia cosecha. Me dirás, ¿y qué tiene que ver todo este rollo patatero con mi manuscrito? Pues mucho más de lo que puedas pensar, porque en este ensayo están las claves -aunque suene a obviedad- de lo que significa ser un verdadero lector, que no leedor. Bueno, mejor será que desempolve esos papeles... ¿dónde diantre estarán? Espero que todavía permanezcan intactos; aunque contigo nunca se sabe, porque cuando te da por limpiar y ordenar empiezas a tirar papeles y más papeles sin fijarte en lo que hay escrito en ellos. ¡Qué raro, no me has interrumpido! ¿Marta?
- Aquí está El alcornoque, desconfiado. No te preocupes, lo voy a leer, pero para ello no te necesito a mi lado interrumpiendo cada veinte segundos. ¿No tenías muchas cosas que hacer?


          El alcornoque

 
Érase una vez, en un pueblecito de Inglaterra de cuyo nombre quiero, pero no consigo acordarme, en una taberna de cuyo nombre sí me acuerdo -La Posada de las Ánimas- entró un estudiante de Salamanca que se encontraba en las tierras de Chaucer gracias a una beca Sócrates. Bajó las escaleras y echó un vistazo a la barra del bar; ahí se encontraba quien debía estar (a buen entendedor...). Volvió la mirada a la derecha y se encontró con que todas las mesas estaban vacías, menos una. Se acercó a esa mesa y pudo ver que había sentados cinco señores de una edad ya avanzada; alredodor de la mesa se agolpaba, aunque de forma extrañamente oordenada, un montón de espectadores, tres filas formando tres círculos atendían a lo que decía uno de los sentados. Parecía como si de la mesa surgieran los rayos del sol. El estudiante se acerca a uno de los espectadores y pregunta por el nombre del que está hablando. Le dice que es un tal Gustavo. ¿Gustavo? Verde no es, así que queda descartado el que pueda tratarse del reportero más dicharachero de Barrio Sésamo. Perilla no lleva, por lo que tampoco puede tratarse de Gustavo Adolgo Bécquer. Escucha. El tal Gustavo, que no había parado de hablar decía en ese momento: "Comme l'on serait savant si l'on connaissait bien seullement cinq à six livres"; es decir, qué sabios seríamos si sólo conociéramos bien cinco o seis libros. Siguió escuchando un rato y después se acercó a la barra del bar para pedir media pinta de cerveza roja (que se ha descubierto que es buena para evitar o prevenir no sé qué cancer) y le pregunta al tabernero por el orador. Éste le responde: Es francés, creo que se llama Gustave Flaubert. Se toma la caña y se dirige con el poco dinero que le queda a la Plaza Mayor, donde se encuentra el mercado que está a punto de irse a cenar. ¡Vaya por dios! Los puestos de venta están todos vacíos, menos uno. De nuevo se acerca. Era un vendedor de nabos el que tenía a la gente espectante y entretenida. Escucha y oye al vendedor, que decía iba a ser un gran novelista (defendía la novela a capa y espada), y dice lo siguiente: "Las grandes novelas son grandes cuentos de hadas", "todo escritor es un gran embaucador", "al leer, debemos fijarnos en los detalles, acariciarlos. Nada tienen de malo las lunáticas sandeces de la generalización cuando se hacen después de reunir con amor las soleadas insignificancias del libro", "en el estilo, en las imágenes, en la estructura de la novela, [cuento], o poema es donde reside la genialidad de un poeta o escritor", "para leer bien, para ser lectores (que no leedores [de eso ya hablaba el poeta Pedro Salinas]), no hay que enfrentarse al texto con ideas preconcebidas". Más tarde me enteré de que el vendedor de nabos era ruso, que tenía ascendentes aristocráticos y que, a parte de hablar un perfecto inglés, también lo hacía en francés. De vuelta a Salamanca (tres días después) supe que el vendedor se llamaba Vladimir Nabokov (curioso). Pero todavía me encuentro en el mercado; bueno, no. Me dirigí a mi humilde apartamento con unos nabos para cenar y, por el camino, cuando no faltaban más de cien metros para llegar a mi casa (que por lo menos goza de una espléndida panorámica del río), me topé, en una esquina, con un vagabundo, no sé si ebrio (borracho) que me dijo, ¡qué extraño!: 
El poeta es un fingidor.
Finge tan completamente
que hasta finge que es dolor
el dolor que en verdad siente.
Le pregunté de quién eran esos versos; dijo que eran suyos, "de un servidor, un portugués inmortal; me llamo Fernando Pessoa".
Ya en casa, hice una especie de compota con la comida mediocre de que disponía, cené y me dirigí al escritorio. La mesa tenía tres de sus patas carcomidas por las termitas. En cualquier momento iba a desplumarse sobre mis pies. La vela parecía la Torre de Pissa. Empecé a cavilar mientras desempolvaba mi edición billingüe de los Canterbury Tales de un tal Chaucer. Tenía que hacer un trabajo, analizar el estilo del 'Miler's Tale' (o Cuento del Molinero). Pensé en lo oído en la taberna, en el mercado y en la esquina de aquel oscuro callejón. Me acordé de las palabras que antaño habían salido de la boca de un profesor: "Chaucer no aburre, pero no es trivial"[es decir, no es insustancial, no es baladí].


Me formulé las siguientes preguntas:
1.) ¿Es Chaucer un gran embaucador? Si no es así, según lo escuchado, no es un gran escritor.
2.) ¿Es Chaucer un fingidor? ¿Es Chaucer poeta?
*Los profesores decían que sí, incluso los críticos. Pero yo quería comprobarlo por mí mismo. Ojeé la introducción al libro de Chaucer (decidí dejarla para después de leer el cuento); sin embargo, me detuve en las citas de los críticos literarios y me quedé con las dos siguientes:
a.) Chaucer fue introductor de la literatura inglesa de un nuevo estilo [subrayé 'estilo'] en cuanto se refiere al uso de símbolos [subrayado]; fue capaz de incorporar a un tiempo la claridad luminosa de la verdad y la siempre luz del día. V. K. KOLVE.
b.) El lenguaje que utiliza Chaucer para motivar a su audiencia es coloquial y estimulante. Las sátiras de los poetas latinos contribuyeron al desarrollo de la imaginación esencialmente poética de Chaucer. B. HARBERT.

Muy bonito. Pero pogamos en duda lo que dicen sobre el texto original e intentemos sacar nuestras propias conclusiones (que pueden coincidir o no con la de los críticos) a partir del texto virgen, es decir, el texto escrito en Middle English en versos con rima final (pareados) y además pentámetros yámbicos. Debemos recordar también que el texto fue escrito para ser leído oralmente, en voz alta. Por tanto, habrá que tener en cuenta la importancia del énfasis y de la entonación, sin olvidar la voz de falsete (o de Pilatos, como se nos dice en el original) utilizada por el molinero borracho y también por Nicolás El Espabilado (hende Nicolas) cuando canta. De todo ello era muy consciente nuestro amigo Geoffrey; ello contribuiría a las risas del público.
También hay que tener en cuenta que Chaucer llegó a ser un poeta cortesano, lo que se refleja en el vocabulario: abundancia de palabras de origen francés: cout, gentil, noble, cuckold (cornudo)...
Hice una primera lectura, es decir, una lectura más bien superficial para enterarme del argumento del que ya hablaron mis compañeros de fatigas. De cualquier modo, fui subrayando lo que me llamaba la atención y que creo que sirve para ilustrar una parte del estilo de Chaucer. He aquí los recortes descontextualizados que apunté en el embalaje de nabos:

- "el que no tiene esposa no puede ser cabrón"
- Catón: "un hombre debe casarse con alguien que se le parezca"
- Si ella hubiera sido un ratón y Absalón un gato, juro que se le hubiera arrojado encima inmediatamente.
- ¡Ayúdanos, Santa Frideswide! ¿Quién puede predecirnos lo que el destino nos depara?
- ¡Que el signo de la cruz te proteja de duendes y espíritus! (carpintero)
- Encantamiento:
Jesucristo, San Benito.
Los malos espíritus prohibid:
espíritus nocturnos, huid del Padrenuestro.
Hermana de San Pedro, no abandones a este siervo vuestro.
- Te aseguro que vas a remar tan alegremente como un pato blanco detrás de su pareja.
- Como muy bien dice Salomón: "No hagas nada sin consejo, y te alegrarás de ello."
- Refrán: La gente dice: "Envía a un sabio y ahorra tu aliento".
- ¡Qué poder tiene la fantasía! La gente es tan impresionable, que puede morir de imaginación.
- (sacristán herido de amor) Mi boca me ha dolido todo el día: buen augurio de que al menos la besaré. (Chaucer se ríe de la iglesia, hasta un sacristán en supersticioso...)
- Desde el momento en que le besó el culo, se le curó la enfermedad.
- Al primer canto del gallo...(reminiscencia Biblia, San Pedro).
- Así acaba la historia, y que Dios nos proteja.

El estudiante vuelve a Salamanca algo descorazonado. Lee, relee (tal como decía Nabokov), pero no encuentra lo que busca. Hay, tiene que haber algo debajo de la superficie, aparte de lo analizado hasta el momento. Falta, quizás, bueno, no, con toda seguridad lo más importante, lo que hace original y pionero a Chaucer gracias a su nuevo estilo: como os decía en una cita de la crítica, falta la lectura, la interpretación de los símbolos de los que Chaucer se nutre y no sé si crea.
Nauj Solrac, así es como se llama el estudiante, no hace más que darle vueltas a lo mismo, rayando en la obsesión, pero no se amilana, no se rinde, no se desanima. El desafío lo crece.
- Diiinnng!!! La bombilla se enciende. ¡Idea! Voy a ir a Extremadura, que allí hay muchos alcornoques. Por fin llegué. ¡Vaya viajecito! En busca de ¿una entelequia? ¡Amigos! Quizá haya en el mundo más magia, menos casualidades y más causalidades de lo que creemos. Nuestro universitario se parece cada vez más al Licenciado Vidriera de Cervantes. ¿Me estoy volviendo loco? Aunque como dijo Pascal: "No estar loco, ¿no es en realidad otra forma de locura? ¿No están más locos los que dicen no estar locos ante esta caótica sociedad?"
El hecho es que me encontraba en Extremadura y me dirigí al primer alcornocal que encontré y empecé a quitarle la corteza, el corcho, lo que flota, la superficie a 12 alcornoques. Cuano me encontraba en el número 13 ¿qué loco dijo que el 13 es número de mal agüero? (Sí, el cristianismo y la superstición popular, ¡vaya por dónde!, encontré una señal, unos signos grabados al pie del tronco; rezaba así: Esopo. En ese momento no caí en la cuenta, pero ya era tarde y debía atravesar un campo de cerezos del Valle del Jerte antes de llegar a Plasencia. Por el camino me topé con una gitana que me preguntó si quería que me leyese lo que decían las estrellas acerca de mí. Le dije que no llevaba en el bolsillo otra cosa que unos corchos que había encontrado por ahí. Ya a las puertas de Plasencia, antes de cruzar el río, pude ver atravesar el camino corriendo lo que, si no me falla la memoria, me pareció una comadreja. ¿Casualidad? ¿Causalidad? A veces parece que el mundo gire alrededor de nuestras preocupaciones. Tampoco caí en la cuenta de nada, ni siquiera en la cuenta de la vieja, ni en el cuento de la lechera. Me encontraba "acuchuflado"(no sé si me acabo de inventar una palabra, pero seguro que todos me entendéis ¿verdad público?).
Me meto en la cama y ¡ya no puedo dormir! Acabo de atar los cabos. Esopo... una comadreja... En el Cuento del Molinero se nos compara a Alison (o Eloísa) con una weasel, es decir, una comadreja. En las fábulas de Esopo aparecen varias dedicadas a la comadreja (o nutria, aunque no es lo mismo, pero así es como aparece traducido en la versión española de la editorial Cátedra). Chaucer leyó fábulas, es más, en su estancia en Francia como oficial de aduanas se le reconoce como un gran traductor de libros de carácter simbólico, entre ellos The Parlament of the Foulys (El parlamento de las aves).
A primera hora de la mañana nuestro antes encorajinado estudiante emprende rumbo a Salamanca. Pero todavía le falta solucionar un enigma del que ya me olvidaba haceros partícipes: de vuelta a Plasencia, después de encontrarse con la adivinadora, se dio de narices, de bruces con un cartel informativo que decía: A CHEVALIER (3 kilómetros). ¿Chevalier? Como no sea por José Bonaparte, juraría que esto es francés... Mi francés macarrónico me retrotrajo a Inglaterra, dónde había leído por primera vez el cuento de Chaucer: The Knight's Tale (el cuento del caballero). Sin embargo, Chevalier iba más allá de esto. No fue hasta que divisé la Catedral de Salamanca y el Puente Romano que me vino a la memoria una conversación con un compañero de fatigas del maravilloso Plan de Esturdio de 1993 (he dicho esturdio, que no estudio. Esturdio. Somos filólogos ¿no?: Voz acuñada por un servidor y que procede del verbo esturdir: atontar, aturdir. Cerramos el KIT KAT y proseguimos). Pues bien, me comentó este compañero que existe un magnífico Diccionario de Símbolos escrito por el Doctor en Teología y profesor de filosofía Jean Chevalier, salido a la luz en 1969 y editado al castellano por primera vez en 1986 por la editorial HERDER (Barcelona). Fui a mi biblioteca particular. ¡Pero si ya lo tenía! ¿En qué estaría pensando?

Una nueva relectura me llevó a la conlusión tan acertada por ese crítico del que ya os he leído la cita: el cuento del molinero está plagado de símbolos. Mi compañera S... os destapó el otro día alguno de ellos (debo confesar que no estaban mal elegidos; os refresco la memoria: piel como monedas de oro (simbología del oro), la cabritilla, el canto de la golondrina posada en el granero, boca dulce como la miel o como una manzana colocada sobre el heno, potrillo, alta como un mástil, tiesa como una flecha.
Pero hay más, mucho más. No hay nada fortuito en las palabras que usa Chaucer, ni siquiera en el nombre de los personajes, al menos en los centrales. Posiblemente nos llevaría mucho tiempo desbrozar toda la paja del grano y desgraciadamente el reloj de arena sólo se para para que le dén la vuelta.
Voy a hacer una enumeración y si me da tiempo voy a dar la explicación de algunos de estos símbolos, algunos asombrosamente evidentes y que estaban allí, desde el principio, como las setas bajo los pinos, pero a veces las prisas son traicioneras. Repito, si no queda tiempo, ya os he dado las claves que están el el jardín, en los senderos a seguir que, sin embargo, como en el relato de Borges, casi siempre se bifurcan.
Ahí va la lista, atrofiada por todas partes:
- En las descripciones, en las que se nos da todo lujo de detalles, estos detalles, o muchos de ellos, son simbólicos y nos dicen de forma soterrada mucho o todo lo que va a suceder, o cuanto menos como va a comportarse o es tal o cual personaje.
[...] Chaucer nos describe a la mujer como muy guapa, en la superficie. Pero sus palabras son un arma de doble filo, porque entrañan ironía y un significado simbólico que se contrapone radicalmente a lo que en apariencia dice. Las apariencias engañan y así, las apariencias de las palabras también engañan. Hablando de engaño, ¿os acordáis de las citas del principio? Todo gran escritror es un gran embaucador, el poeta es un fingidor. Embaucar, fingir, aparentar, engañar son sinónimos o casi sinónimos.
Conclusión : Chaucer es un gran poeta y un gran escritor. Chaucer es, sin lugar a diudas, (aquí lo hemos intentado demostrar) un genio, y me atrevo a afirmar -no soy el primero que lo hace, ni el último- una de las tres mayores figuras de la literatura inglesa.
Y para que este cuento sea perfecto, vamos a cerrar el círculo copiando al molinero:
Así acaba la historia, y que Dios os proteja.
Aunque quizás fuera más correcto utilizar una fórmula tradicional, pero posiblemente desconocida por muchos. Ahí va:
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

                                                                             [...]




                             Editorial IHALORDIXIONS 
                                                      
                         [Metanovel·la] 


  Hi ha novel•les que amaguen un ou, un pou d’or, tresor de ploma daurada. Somnis visionaris d’escenaris per venir; tercer ull tiresià que governa un passat que beu del present que es confon dins les tenebres de l’inconscient. Aquesta novel•la poètica és reminiscència de la cultura que no apaivaga sinó que ataülla una manera d’escriure que beu del postmodernisme nordamericà i dels clàssics de la literatura anglesa, d’un escriptor pioner al seu temps: Geoffrey Chaucer, qui beu de la sàtira llatina i de les faules d’Esop. La novel•la és rebedora i beuredora de l’ensenyament de genis literaris com Vladimir Nabokov, Fernando Pessoa, Jack London, John Steinbeck, Caterina Albert-i-Paradís, Prudenci Bertrana i un llarg etcètera: autoanàlisi de l’acte creatiu, cant a la diversitat en termes universals i absolutament relatius; truita de patates de cultura oriental mesclada amb occidental. Metanovel•la històrica -d’homenatge a Micaela Mata- i filosòfica que recorda la visió Kunderiana de la vida, la reflexió rhumana de Cioran batuda amb sal de pensament nascut a l’India pregandhiana o potser a la gran Nordamèrica de grans pensadors que influeixen en la cultura oriental: Henry David Thoreau [autor de Civil Disobedience], motor intel•lectual de Mahatma Gandhi.
Novel•la mesclada amb ceba d’assaig i de poesia a vegades críptica, gongorina, però que mou a fer una aturada al camí del coiot perseverant i metòdic, emblema d’imaginació, de creativitat i de pensament alternatiu.
Escriptor entabanador que ens disfressa de novel•la decimonònica una nivola boirosa, de calitja descoberta que convida a aturar-se a tastar, sitzellar el bon vi del pols ranci i de la pols rància i desintoxicant de drogues amb focs d’artifici.
Caixó de-sastre i de sabater tradicional, de jocs i de crua carn de nacra prohibida, remor i xiuxiueig de la oïda no de cera d’abella melera o melissa, sinó de vespa vespertina, de paper de rusc de vespa amb què mai no es van escriure manuscrits d’incertesa immortal.
Foc primigeni que en Joan Carles Vinent Mercadal (Maó-Alaior 1976, Salamanca-Nova Anglaterra, Alaior segle XXI), llicenciat en Filologia Anglesa per la Universitat de la granota sobre cap de mort i llibre de coneixement ancestral (Salamanca), s’encén a la llum pública amb incipient llum en crues després d’anys d’estudi entre bambolines i caixons de guaret que aporten la distància necessària de desig de demiürg.



La herencia de Keireddin
  
©jcvinent
 

 

Hayr al-Din "Barbarroja, Barba-rossa"

 

 






5 comentarios:

  1. Hola Juan CArlos,
    M'agradat molt "Vagabundo meditabundo"... segueix així.
    Una abraçada

    ResponderEliminar
  2. Una abraçada, campió de fotopesca submarina!!!

    ResponderEliminar
  3. uep,
    fantastic!!! m'ha encantat aquests poemes menorquins...
    enhorabona per tu i tots aquells que divulguen sa nostra llengua...

    felicitats d'un menorqui a barcelona

    j capo

    ResponderEliminar
  4. Moltes gràcies j capo. Aquí hi pot participar tothom. Fem córrer sa veu.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante; gracias por participar.